Alex. (‘Con nombre propio’)

El despertador, implacable, le tira de la cama. Hubiera preferido quedarse con ella un par de horas más, acurrucado entre las sábanas. Está convencido de que acabará llegando tarde a la reunión. Maldito tráfico en hora punta. Es lo que tiene vivir a las afueras de la gran ciudad: una inmensa casa con jardín, pero... Leer más →

Anuncios

Clara. (‘Con nombre propio’)

(…) La maldita crisis económica se estaba llevando todo por delante y mi marido acabó en un trabajo que le gustaba aún menos que yo. En mi caso fue diferente, me surgió la oportunidad de dar conferencias sobre el positivismo y la mejor manera de afrontar los problemas. Tenía gracia, yo dando consejos de cómo... Leer más →

Raquel. (‘Con nombre propio’)

Nos amordaza limitando nuestra voluntad, atenazando nuestros movimientos; influyendo en nuestra consciencia e inconsciencia, marcando siempre lo que debemos hacer, sujetos por simulacros de moral. Ese es el pudor: quien nos obliga a sentir, a pensar, a tocar a su manera. Manteniéndonos a salvo de los más bajos instintos, del ansia de placer.Cuando te conocí,... Leer más →

Carlos. (‘Con nombre propio’)

Aquel verano acepté trabajar en la radio como apoyo psicológico en uno de esos programas a los que la gente llama para desfogarse contando sus miserias. Mi gabinete estaba en horas bajas y algo como aquello podría darme la publicidad que necesitaba.La noche que Carlos llamó estaba siendo bastante intensa, con historias de esas que... Leer más →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora