Alex. (‘Con nombre propio’)


El despertador, implacable, le tira de la cama. Hubiera preferido quedarse con ella un par de horas más, acurrucado entre las sábanas. Está convencido de que acabará llegando tarde a la reunión. Maldito tráfico en hora punta. Es lo que tiene vivir a las afueras de la gran ciudad: una inmensa casa con jardín, pero ni siquiera ha amanecido y ya tiene que levantarse. Por un segundo, se ve tentado de encender la luz de la mesilla pero piensa en ella que duerme plácidamente y decide no hacerlo para no despertarla.
(…)
Respira profundamente y se pone la chaqueta, resignado. Al abrochársela se percata de que olvida su cinturón. Vuelve a la cama y rebusca entre las sábanas hasta dar con el cuerpo de ella. Recorre los hombros, los brazos, las muñecas a la espalda y su cinturón, atado con fuerza. Lo desata y lo desliza suavemente. Ese sonido eriza su curiosidad y no puede reprimir las ganas de encender la luz.
La pequeña lámpara de mesa ilumina la escena. Ella, tumbada boca abajo, con las manos aún a la espalda y unas marcas rojizas en las muñecas que denotan que las ataduras se han prolongado demasiado en el tiempo. Él sonríe, satisfecho. “Al menos en nuestro juego sigo llevando yo las riendas”.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: